Camino del Inca

Hoy nos encontramos escribiendo esta nueva reseña desde el hotel Sonesta Posadas del Inca en el Valle Sagrado, Yucay, Perú.

Terminamos de hacer el camino del Inca y arribar a Machu Picchu hace nada más que un par de días, aún estamos recuperando energías pero aún tenemos las suficientes para compartir nuestra experiencia de viaje con ustedes, los fieles lectores de Sumando Millas.

Seguramente ya habrán tenido oportunidad de leer nuestra entrada anterior con un breve resumen de Cusco y Machu Picchu que también incluye información acerca del Camino del Inca. Sin embargo, en esta oportunidad vamos a centrarnos en detalles importantes que merecen ser conocidos de antemano por todos los turistas que tienen el interés de pasar 4 días y 3 noches caminando un trayecto de 42km hasta arribar a la increíble ciudad de Machu Picchu.

Esta es la 2da vez que nosotros hacemos el Camino del Inca, la 1era fue en el año 2011 y ahora (Marzo 2014) decidimos afrontar nuevamente el desafío. El grupo que nos acompañó en toda la caminata se vió sorprendido por la dificultad del trekking y hasta algunos viajeros se mostraron disconformes con el asesoramiento que la agencia les dió antes de emprender el camino del Inca.

En nuestro caso, la agencia con la que hicimos el Camino del Inca es Cusco Explorers o Inca Point (tienen diferentes nombres pero es la misma compañía). Consultando con otros viajeros coinciden en que la mayoría de las agencias se maneja de la misma manera obviando unas pocas excepciones con opciones VIP del trekking que ya mencionaremos más adelante. Nuestra intención no es agrupar una larga lista de comentarios de Cusco Explorers que los echen por la borda pero sí que la gente sepa de antemano al riesgo que se expone en este viaje que parece únicamente placer y por momentos se puede poner muy duro.

Unos días antes de arrancar, las agencias envían a un guía al hotel para que nos brinde una charla previa sobre el trekking y en donde, se supone, debe despejar todas las inquietudes con esos tips que sólo puede saber alguien que ya realizó el camino con anterioridad. Lamentablemente, estas charlas sólo sirven para saber la altura a la que vamos a estar cada día, nombres de los campamentos, etc. Si bien es información valiosa al mismo tiempo se convierte en irrelevante si uno no sabe a qué temperatura se expone al momento de dormir en las noches. Cada detalle es importantísimo y esto no se tiene en cuenta. El Camino del Inca agrupa a turistas de todo el mundo y, en su mayoría, no son personas con experiencia en trekking y mucho menos de 4 días de duración.

En el medio de esta charla introductoria del día sábado, el guía nos desliza la posibilidad de salir 1 día antes porque el lunes 24 de marzo de 2014 estaba pactado un paro general de transporte y no se podría conseguir un bus hasta Ollantaytambo. ¡Esto sí se llama empezar con el pie izquierdo! La noche de hotel, la excursión programada para el domingo.. había que cancelar todo y salir 1 día antes. Sabemos que este acontecimiento es ajeno a la agencia pero se podría haber comunicado con anterioridad para poder planificar y no perder dinero. Un grupo de 3 turistas ingleses llegaban a Cusco el mismo domingo desde Puno y sólo pasaron unos minutos por el hotel a armar sus mochilas. Imaginen enfrentar una caminata de 42km con el cansancio del viaje y sin tiempo de preparación.

Pusimos nuestro mejor entusiasmo y el domingo nos recogieron por el hotel 1.30hs más tarde de lo pautado. Desde Cusco un bus nos llevaría hasta Piscakucho (el kiómetro 82) en donde empieza el camino. En el camino nos topamos con un camión descargando zapallos que no quería moverse y allí esperamos más de 1 hora (dato de color y simpático porque sirvió para ir conociéndonos entre todas las personas que haríamos juntos el camino con Cusco Explorers). Ya caída la noche hicimos una parada en un lugar sin instrucciones concretas. Si ya conocen Perú notarán que esto es algo frecuente. La gente no es para nada directa con el punto de la conversación, nos dijeron que bajemos “por si queríamos comprar algún snack” eran eso de las 8pm. Cuando veíamos que los guías se quedaban en el lugar preguntamos si había que cenar allí y recién en ese momento nos dijeron que ese día no había cena incluída, que llegabamos al campamento y a dormir. Obviamente todos cenamos y el costo corrió por nuestra cuenta. Continuamos camino para Piscakucho y acampamos en un lugar que todavía nuestra espalda recuerda: al costado de la playa de estacionamiento en donde se detienen los buses de turistas. Un lugar que no es un camping y el cual debe tener el terreno más irregular en todo Perú para poder armar una carpa y dormir cómodo. Pasó la noche.

Día 1. Amanecimos a eso de las 6am. Nos dieron un desayuno con panes, había manteca y mermelada. Luego una banana para cargar energías. Para tomar, ellos te dan agua hervida (en ninguna parte del camino se puede tomar agua de los arroyos porque no es potable) para que puedas preparar mate de coca, té, café instantáneo o chocolate caliente. Terminó el desayuno y comenzó una larga espera que se extendió hasta las 10.30am. Una persona que integraba nuestro grupo se sintió mal durante toda la noche y debió ser trasladado hacia un hospital para que lo atiendan. Cusco Explorers envía 2 guías por grupo, por lo general, uno va delante de todos caminando y otro detrás. A lo largo del trekking cada persona se va deteniendo para descansar, desabrigarse si entró en calor, etc. Pues bien, esa mañana, aún no habíamos empezado a caminar perdimos a 1 guía que debió acompañar al turista al hospital. Una pareja que había contratado otra agencia tenía su guía privado, él fue el encargado de reemplazar al guía de Cusco Explorers para todo el grupo. ¡Vaya suerte!

Terminado el desayuno quien quería hacer uso de los baños (servicios higiénicos, no tan higiénicos) debía pagar 1 sol.

El 1er día es un día de aclimatación, de entrenamiento y preparación para lo que se viene. Aún así, es un día duro. Gran parte de los turistas no están acostumbrados a la altura y el sólo hecho de subir 5 escalones les genera una agitación y falta de aire que -a nivel del mar- llevaría unos 15′ conseguir con un trote suave.

Aquí viene el 1er consejo para hacer el Camino del Inca y no sufrirlo. Deben estar en buen estado físico, obviamente no es necesario ser un super deportista pero sí estar bien en general. No fumar ayuda mucho para tener aire y poder resistir las largas caminatas. Obviamente no hay que sufrir ningún síntoma de dolor muscular ni nada que se le asimile para poder llegar cada día hasta el campamento a descansar. Al pie de este artículo vamos a mencionar una lista de cosas que hay que llevar en nuestras mochilas para hacer el camino. Las agencias de turismo sólo te dicen “llevar la menor cantidad de cosas posible” y es cierto, pero también omiten mencionar una serie de elementos que se deben llevar en caso de que ocurra alguna situación no prevista en el medio de la caminata.

El 2do día es sin dudas el más duro del Camino del Inca. No tanto por la cantidad de kilómetros que se caminan sino por la altura que se alcanza (4.250 metros sobre el nivel del mar). Ese punto lo llaman “el paso de la mujer muerta”, no es muy difícil imaginar porqué. La realidad es que allí la altura pega y mucho, hasta los mismos guías recomiendan no descansar allí más de 10′ porque puede hacer mal al organismo. Sucede que para llegar a ese punto hay que sortear un sendero muy empinado, los últimos escalones se hacen interminables pero la satisfacción al alcanzar el punto máximo lo reconforta a uno para poder continuar la otra mitad de este duro día. Lo que sigue es bajar y si, parece fácil, pero cuando las bajadas por escalones se mezclan con lluvia y las rodillas comienzan a sentir el peso extra de nuestras mochilas no está tan lejos del esfuerzo que se realiza para subir. La principal diferencia, como mencionamos anteriormente, es el aire. Al estar subiendo el aire se acaba rápido, al bajar se hace más “llevadero”.

El 3er día es largo. 18 kilómetros nos esperan. No hay grandes subidas como el día 2 pero tampoco son superficies planas. Digamos que hay 2 grandes subidas y 2 grandes bajadas, el resto no tiene inclinaciones prominentes. Por lo que pudimos percibir en el grupo, este también es un día agotador. Ya se trae el cansancio acumulado de los días anteriores y si aún no enviaron su mochila con porteadores la última bajada parece de nunca acabar. Dependiendo la hora en que lleguen al último campamento tendrán la opción de ir a visitar un centro arqueológico que está a no más de 10′ del campamento y es totalmente recomendable.

4 día, la magia se hace realidad. El horario de despierto es a las 3.30am y el desayuno a las 4am. Mientras estabamos desayunando los porteadores estaban dentro de la carpa comedor y te empiezan a quitar la comida, las tazas o inclusive las sillas para dar por terminado el desayuno cuanto antes sea posible. Averiguando sabemos que ellos deben alcanzar un tren que los lleva hacia Cusco que si lo pierden el próximo recién sale por la tarde, el resto de los trenes es para turistas. Cualquier persona estaría apurada en su posición pero los guían deben advertir esto y, en todo caso, despertarte antes. Desde el momento que te despiertan el 4 día empiezan a desarmar las carpas aún con uno dentro. Falta de respeto, falta de organización. Ojo, no crean que están a 5 cuadras de Machu Picchu cuando pasan el control. Aún esperan 2.30hs de caminata hasta alcanzar la puerta del sol (si tienen la suerte de tener un día despejado de sol podrán apreciar una vista desde arriba de la ciudad de Machu Picchu que a más de uno le hará derramar un par de lágrimas). Al llegar a Machu Picchu hay que bajar hacia la entrada para dejar las mochilas y los bastones, no está permitido caminar en Machu Picchu con mochilas grandes ni con bastones porque erosionan el piso. Luego de dejar las mochilas se vuelve a ingresar y ahí se hace la visita guiada en donde, justamente los guías, nos hacen todas las explicaciones pertinentes y se exploran los principales puntos de la ciudad. El resto preferimos no mencionarlo y dejarlo a la vivencia de cada persona, las palabras sobran. La inmensidad de Machu Picchu lo dice todo.

Cosas importantes que deben saber para hacer el Camino del Inca que, por lo menos en nuestro caso, no recibimos comentarios de los guías pero creemos son de gran importancia:

  • Porteadores: Todos los días está la opción de contratar un porteador para que lleve nuestra mochila hacia el siguiente campamento. Cuando empiecen el camino verán a estas personas que son las encargadas de llevar todas las cosas que nosotros al llegar al campamento ya vemos preparadas por arte de magia: carpas, sillas, comida, garrafa de gas, etc. Hoy en día existen regulaciones para que estas personas conocidas como “porteadores” no superen un determinado peso en su carga. No se cumple en absoluto. Por qué es bueno saber que existen los porteadores? Porque no es necesario llegar hasta el último esfuerzo que pueda llevarnos a una lesión que nos impida continuar el camino. Si la mochila es muy pesada y no podemos cargarla es preferible contratar a un porteador (se le da aviso al guía) y nuestra mochila estará esperando por nosotros en el siguiente campamento. El costo del porteador por mochila y por día es de $100 soles (Precio Marzo 2014). La duda siempre queda en que el importe se abona a un guía, no directamente al porteador. De manera que no sabemos si ellos cobran la totalidad. En la cena de la última noche hay una especie de ceremonia en donde los porteadores se presentan y se estila dejar una propina en muestra de agradecimiento por su servicio. En nuestra experiencia anterior haciendo el camino del inca los guías mencionaron esta ceremonia en el desayuno del 3er día y estuvo mucho más organizado. En esta oportunidad fuimos nosotros los que tuvimos que recordar este ritual en la merienda para que el resto de los turistas que viajaban con nosotros pudieran traer dinero a la cena. Fue un tanto desprolijo y pareció no tener mucho interés por parte de los guías.
  • Baños: el punto más flojo de todo el camino del inca y en lo que deben trabajar las autoridades si es que desean que este tour siga siendo visitado por turistas de todo el mundo. Cabe aclarar, son campamentos, pero los baños son intransitables. Fue un tema de charla recurrente en todos los grupos que cruzamos a lo largo del camino. El primer día hay un baño pago (1 sol) que está en un estado regular. El resto es vergonzoso. Parece no haber limpieza de ningún tipo desde hace meses y no exageramos. Con decirles que en la puerta del baño de Machu Picchu (2 soles) se forma una larga fila de todas las personas que vienen del camino del inca alcanza. En todo caso deberían dar una concesión y cobrar por esos servicios pero que el turista tenga una opción real para contar con un baño en buenas condiciones. Hoy esto es inalcanzable y parece no preocupar a los responsables del turismo en Perú ya que nosotros observamos los baños en peor estado que en nuestro primer viaje al Machu Picchu.

¿Qué llevar para el Camino del Inca de 4 días?

  • Botiquín: Recomendamos a cada persona armar su botiquín personal con medicamentos genéricos que ayuden a alcanzar el Machu Picchu de la mejor manera posible. Analgésicos, aspirinas, anti alérgicos, vendas, desinfectante, toallas higiénicas (para mantenernos limpios), alcohol en gel y papel higiénico.
  • Ropa:
    • remera térmica.
    • remeras manga corta: si son drifit mejor porque pesan poco y ocupan menos lugar que las remeras de algodón.
    • polar.
    • rompe viento o impermeable con capucha.
    • pantalones largos: si son los que se hacen bermudas mejor por si hace calor).
    • poncho de lluvia: pueden comprarlos en ollantaytambo, revisen que sean los largos para que lleguen a cubrir la mochila.
    • zapatillas de trekking y medias de trekking, prueben ambas cosas antes del viaje, caminen 2 o 3 horas para asegurarse que no saquen ampollas y el calzado no moleste para caminar
    • calzado para descansar los pies en el campamento: ojotas, crocs, o algo que sientan relajados los pies y ocupe poco lugar. No llevar otro par de zapatillas.
    • jogging o ropa suelta para dormir dentro de la bolsa si es que hace mucho frío.
  • Mochila: si la idea es no contratar porteador intenten no superar los 8kg en las mochilas, con una mochila de 45 litros es más que suficiente si tienen una bolsa de dormir pequeña.
  • Bolsa de dormir: Recomendable entre 0 y 5 grados para no pasar frío, principalmente el 2do día que se duerme a una altura considerable. Recuerden que el aislante o la matra que va debajo de la bolsa de dormir lo provee Cusco Explorers, te lo entregan el día 1 y cada persona lo debe llevar consigo hasta el último día de campamento.