Croacia, un paraíso europeo

Se trata de un país muy poco publicitado dentro de la mayoría de los paquetes turísticos. Un destino atractivo para conocer, no sólo por su hermosa geografía sino también porque resulta más económico que otras zonas de Europa ya que el Euro aún no ha llegado hasta allí.

En muchos sentidos Croacia es diferente al resto de Europa. Ofrece postales poco habituales en revistas turísticas. Posee un idioma similar al inglés y al alemán, vinculado al ruso y al polaco. Y por otro lado, aún conserva las llamadas Kunas, su moneda nacional.

Los 4,5 millones de habitantes del país son en su mayoría jóvenes. Croacia existe como Nación desde 1991, cuando se tornó independiente de Yugoslavia. El país vivió la guerra hasta 1995, y el turismo durante ese período obviamente baj: si recibía 7 millones de extranjeros por año en la década del ’80, en ese momento el número cayó a tan sólo 1 millón de visitantes. Pasa la inseguridad, su bella costa bañada por el azul Adriático pasó a ser un lugar perfecto para vacacionar.

En el centro de la ciudad de encuentra un sitio ineludible a la hora del paseo: la hermosa plaza que une la parte alta, Gornji Grad, a la parte baja, Dorni Grad. Allí puede observarse la estatua de bronce del general Josip Jelacica que hasta 1945 quedaba de espaldas a la ciudad, apuntando en dirección a Hungría.

Croacia es un lugar económico para los turistas

Ya está adelantado el proceso de adhesión de Croacia a la Unión Europea. El país deberá adoptar el euro en el año 2012, después que se resuelva el conflicto con un área fronteriza que disputa con Eslovenia. Traduciendo: los que saben aprovechar las oportunidades tienen tres años más para pagar el equivalente a 1 euro por un expreso o el transporte, 2 por una cerveza y 2 por un lindo viaje de ferry-boat. Por otro lado, todavía se puede comer bien y barato: en el restaurante Boban, se puede adquirir un suculento plato de spaguetti con frutos de mar (para dos personas) por 52 kunas (lo que sería igual a 7,50 euros).