Bodegas Salentein, Mendoza

Estuvimos en una de las bodegas más reconocidas y prestigiosas del Valle de Uco en Mendoza. Caminamos por los viñedos en donde crecen las uvas que ganan premios internacionales con Malbec y Cabernet Franc. Vamos a contarte la experiencia completa de visitar las fincas Salentein, realizar el tour guiado por las bodegas y comer en el restaurante Killka.

No hay corazón ni cuerpo que aguante a conocer las 130 bodegas que están ubicadas en la Provincia de Mendoza y están abiertas a turistas. Con el límite lógico que el tiempo nos marcaba, seleccionamos la Bodega Salentein como destino favorito. Los vinos que habíamos probado de esa bodega siempre nos resultaron agradables, con buen paladar y precios accesibles.

Solicitamos información para las visitas guiadas vía e-mail. En el apartado de ‘Actividades’ de la página oficial pueden encontrar el detalle de cada tipo de tour y su precio. Como también queríamos almorzar en el restaurante de la bodega porque nos habían llegado muy buenos comentarios sobre la comida, consultamos acerca de un paquete que incluya ambas actividades y tuvimos algo de suerte. Hay un tour en promoción que incluye la visita a la bodega (tour grupal llamado «viaje al malbec») y un almuerzo de 5 pasos maridados con vinos de las líneas premium de Salentein: Reserva y Númina a un precio de AR$1.900 por persona. (Precio: Febrero 2019). Es una lástima que este tour no ofrezca la posibilidad de degustar el Primus (la línea de alta gama de Salentein).

Cómo llegar a Bodegas Salentein desde la Ciudad de Mendoza fue algo tortuoso al principio y lo resolvimos casi sin darnos cuenta. Partamos de la base que la bodega está a 110 kilómetros de la Ciudad. Es decir, un viaje estimado de 1:30hs en auto. Cuando consultamos sobre los traslados al mismo personal que gestiona las reservas nos respondieron que ellos no ofrecen transporte y las opciones eran:

  • Transporte público desde la terminal de Mendoza a Tupungato
  • Alquiler de auto
  • Servicio de Agencia

Averiguamos sobre los micros y el viaje realmente era un chino. No sólo hay que tomar un micro de 2 horas sino que desde la terminal hay que tomar un remise hasta la bodega. Lo mismo para volver.

El alquiler de auto me parece la peor idea de todas. Creo que ni siquiera se debería contemplar ya que es una actividad que implica el consumo de alcohol. Asociarlo con el manejo de un automóvil es una pésima idea. Ni en la ruta del vino ni en los accesos a las bodegas hay campañas de concientización acerca de este tema. Realmente es un punto para analizar.

Los servicios de agencias de turismo nos pidieron AR$2.000 por persona. Cuando llegamos a «El Plumerillo» y mientras decidíamos cuál era la mejor forma para ir desde el aeropuerto de Mendoza a la ciudad, conocimos a Orlando. Un remisero que nos llevó a Salentein por un total de $2.000 (incluyendo ida, vuelta y la espera en la bodega).

Tour por la bodega

Hicimos una recorrida llamada «Viaje al Malbec» en la cual, obviamente se degustan vinos hechos con ese tipo de uva. Caminamos por los diferentes salones en los que descansan los enormes toneles de roble que contienen los vinos en reposo. Luego descenderemos hacia la cava, que siempre conserva sus 12 grados de temperatura y en donde se guardan los tesoros más preciados de la bodega. Esta sala cuenta con un piano de cola y un diseño que representa a un anfiteatro en donde la acústica provoca un efecto casi mágico dentro de las barricas que ayuda a liberar los aromas. La vibración produce un movimiento de partículas que ayuda a la maduración del vino. Ya en la sala de degustación probamos: Portillo Rose Malbec, Killka Malbec, Salentein Reserve Malbec, Salentein Númina Malbec.

La cava de Salentein con sus barricas de roble francés

Es muy común haber visitado otras bodegas antes de ir a Salentein. Por esta razón es que la explicación sobre los pasos básicos para catar un vino fue muy resumida. Si no tienen ni idea de cuál es la forma correcta de catar un vino no se preocupen, la persona que guía el tour les dará los consejos básicos para poder apreciar la bebida y entender las diferencias entre cada una de ellas.

Los vinos rosados se están poniendo muy de moda últimamente. Por lo cual está bien para probarlo a la temperatura que corresponde y en un ambiente ideal. El Killka es un vino jóven, fácil de conseguir en cualquier mercado y a un precio accesible. Ahora bien, el reserva y el Númina son otra cosa. Muy ricos vinos, inclusive para aquellos que no son bebedores usuales. Es fácil descubrir los aromas de madera en el Númina gracias a su cuerpo y consistencia. Nos quedamos con las ganas de probar la joya de la bodega: el primus malbec, asique compramos un par de botellas antes de retirarnos. AR$1.200 cada botella de Salentein Primus.

El almuerzo: alta cocina y maridajes con vinos Salentein

Entre las opciones de comida que hay optamos por el Menú Salentein que consiste en una comida de 5 pasos maridados con vinos de las líneas Reserva y Númina y vamos a describir a continuación todas las opciones que existen para cada paso.

Los platos de la Bodega Salentein, un espectáculo en su presentación y sabor
Aperitivo
  • Bruschetta de pasta de tomate y queso brie, quemada en azúcar orgánica.
Entradas
  • Empanadas cuyanas con salsa criolla
  • Tartar de atún rojo, brochette de langostinos sobre mousse de palta
Principales
  • Ojo de bife grill, acompañado de mil hojas de papa, cherrys y compota de hongos.
  • Lomo de salmón rosado acompañado de verduras asadas y manteca de pimienta negra con nueces.
Pre-postre
  • Sorbete de Sauvignon Blanc
Postre
  • Pastel de chocolate amargo especiado, acompañado de helado artesanal de Sambayón.
  • Café, té, infusiones.

Sin dudas es un lugar para recomendar y no escatimar. Al tener precios diferenciados para turistas, ayuda a mantener el turismo interno y a costos razonables. Si tienen tiempo, coman en la bodega porque los platos realmente son exquisitos.

Comentarios