Todo sobre el Vaticano

Durante tu estadía en Roma, la Ciudad del Vaticano es sin dudas una parada obligatoria. Aquí podrás visitar La Plaza San Pedro, La Basílica de San Pedro, Los Museos Vaticanos y La Capilla Sixtina. Además, si visitas el vaticano un día Miércoles podrás presenciar la audiencia y la bendición del Papa y si lo haces un día Domingo podrás ver al Papa rezando el Angelus, una experiencia inolvidable y emocionante sea cual sea tu religión.

¿Cómo llegar?

Desde el Centro Histórico de Roma es posible llegar al Vaticano en bus, metro o a pie. Roma no se caracteriza por tener un buen sistema de transporte público en comparación con otras ciudades de Europa, por lo que el viaje al Vaticano, sobre todo en temporada alta o previo a los horarios de la Audiencia del Papa o el Angelus, implicará viajar junto a una multitud y algo incómodos. En el caso de querer caminar, las distancias desde el centro de Roma son razonables y el recorrido es muy agradable. Si eliges el metro puedes tomar la línea A, sentido hacia Battistini que te dejará a sólo unas cuadras del Vaticano. Si eliges viajar en bus estos son los que te acercan: 62, 64, 40 y 81.

Plaza San Pedro

Es la Plaza central de Ciudad del Vaticano, donde cada semana una multitud proveniente de todas partes del mundo se reúne para escuchar al Papa. En caso de querer visitarla un día de Bendición o Angelus, lo cual recomiendo, es aconsejable llegar con al menos una hora de anticipación para poder conseguir una buena ubicación en la plaza. De todas formas también hay pantallas que podrás mirar si no obtienes una vista directa de donde está ubicado el Papa. En el ingreso a la Plaza podrás adquirir objetos y suvenires para que reciban su bendición. Ten en cuenta que para salir deberás esperar al menos media hora hasta que la Plaza se haya desalojado y se pueda salir cómodamente.

Basílica de San Pedro

Es sin dudas una de las iglesias más importantes de Europa y vale la pena recorrerla detenidamente. La entrada es gratuita, sólo se debe pasar un control de seguridad para ingresar. En su interior encontrarás La Piedad de Miguel Ángel, una de las esculturas más significativas del arte renacentista en la que está representada la Virgen María, sosteniendo en brazos a Cristo muerto. Es una obra tallada sobre mármol en la que verás reflejada la muerte y la pasión, así como también el amor. Dentro de la Basílica está permitido tomar fotografías. Uno de los puntos más interesantes para fotografiar es el baldaquino, ubicado bajo la cúpula de la iglesia que impresiona por su inmensidad y sus detalles en bronce. Para quienes quieran destinar unos minutos a la oración, hay una pequeña capilla anexa a la que se ingresa únicamente con este fin, alejada de la multitud de turistas que recorre la basílica.

La Cúpula

Al subir a la cúpula podrás estar en el punto más alto de la Basílica de San Pedro y obtener una vista inolvidable de la Ciudad de Vaticano y la ciudad de Roma en su totalidad. Esto tiene un costo de aproximadamente 7 Euros por persona que se abona previo al ingreso (únicamente en efectivo). Existe la opción de subir todo a pie por escaleras o hacer un tramo en ascensores hasta una de las terrazas y luego subir aproximadamente 200 escalones hasta lo más alto de la cúpula: una experiencia recomendable y de la que te llevarás las mejores vistas de la ciudad eterna.

Los Museos Vaticanos

El Museo Vaticano cuenta con la más completa colección de arte de todos los tiempos: desde Roma y Grecia antigua, hasta ejemplares de arte contemporáneo. También se destacan especialmente las salas renacentistas con lo más interesante de la obra de Rafael y Miguel Ángel. Es recomendable sacar las entradas por internet con anticipación: se te dará una franja horaria para ingresar directamente al museo y evitarás largas filas. Otra opción es contratar una visita guiada privada o grupal en el idioma que desees. Esto puede contratarse con anticipación o en la puerta del museo, donde verás cientos de guías ofreciendo sus servicios en diferentes idiomas. Además de las salas tradicionales de arte, vale la pena pasar por el Pabellón de las carrozas, donde podrás ver una exposición de los diferentes Papa Móvil de los que hicieron uso los pontífices a lo largo de la historia.

Capilla Sixitina

Dentro de Los Museos Vaticanos se encuentra La Capilla Sixtina, el lugar que no puedes dejar de conocer durante tu visita al Vaticano. Es un recinto cubierto en su totalidad por frescos que datan del Siglo XVI, en la que podrás apreciar lo mejor de la obra de Miguel Ángel, incluyendo el Juicio Final. Este lugar debe su importancia además, a que aquí es donde se lleva a cabo el cónclave, la reunión que da lugar a la elección de un nuevo Papa.

Aquí está prohibido tomar fotografías o filmar para asegurar el correcto cuidado de los frescos, lo que lo hace más mágico aún, ya que sólo guardarás el recuerdo en tu memoria. Mi recomendación es realizar una visita guiada de la misma con un especialista en arte que pueda darte a conocer la interpretación de las pinturas de la bóveda y el altar. Es una obra inagotable y de la que se puede apreciar cada detalle.

Comentarios